Destacada actuación del boxeo en Lima… Cuatro oros más del buque insigne y plata del ciclismo

Luego de los cuatro títulos del boxeo cubano y la plata del ciclismo, la delegación antillana ascendió al quinto lugar de la tabla de posiciones

 

El boxeo no defrauda. Los diez pugilistas que se presentaron en Lima 2019 obtuvieron medallas. Con las cuatro preseas de oro del segundo cartel los boxeadores cubanos completaron ocho títulos, un subtítulo y un tercer lugar, resultado que los convertirá, como es tradición, en la disciplina de mayor rendimiento en estos Juegos Panamericanos.

En el cartel final del deporte de los puños, el debutante Osvel Caballero, Andy Cruz (2da corana continental), Arlen López (2da corona continental) y Erislandy Savón, bajaron del ring con las medallas de oro.

Andy Cruz alcanzó su segundo título panamericano. Foto: Cubadebate/Irene Pérez.

Tales cetros fueron sumados a los conseguidos en la jornada anterior por Julio César la Cruz, Rosniel Iglesias, Lázaro Álvarez y Dainier Peró. Las otras dos preseas del boxeo antillano correspondieron a Yosbany Veitía (plata) y Damián Arce (bronce).

El octeto dorado alcanzado ahora en Lima iguala los desempeños de Caracas, 1983, y Guadalajara, 2011. Las mejores actuaciones de los pugilistas cubanos en Juegos Panamericanos fueron en Indianápolis, 1987, donde alcanzaron los títulos en disputa, y los míticos once oros de los Juegos de La Habana, 1991.

Lisandra dio Guerra otra vez

La estelar ciclista Lisandra Guerra obtuvo su quinta presea panamericana tras alcanzar, contra muchos pronósticos, el metal plateado en la prueba de keirin.

En la que puede considerarse una de las competencias más emocionantes del ciclismo de pista en Lima 2019, Lisandra vino de atrás en la última vuelta al óvalo y solo fue aventaja por la también fuera de serie, la colombiana Martha Bayona,  mientras el bronce se lo llevaba la mexicana Yuli Paola Verdugo.

Lisandra Guerra conseguió su tercera medalla de plata panamericana. Foto: Cubadebate/Tito Meriño.

Años antes de haber comenzado la principal carrera de su vida, la de ser mamá, la matancera había obtenido varios premios en Juegos Panamericanos. Hizo suyas las preseas de plata y oro en las pruebas de velocidad de Río de Janeiro 2007 y Guadalajara 2011, en ese orden, así como por equipos, junto a Marlies Mejías (plata), en Toronto 2015.

Muy emocionada y con la satisfacción del deber cumplido, Lisandra Guerra dedicó esta nueva medalla plata, la oncena de la delación cubana en Lima 2019, a su hijo, a su madre y al pueblo de Cuba.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *