Fin del sueño para el cubano Kianz González-Froese

El futbolista cubano-canadiense Kianz González-Froese puso este martes fin a su sueño de avanzar a la final de la Copa Alemana, luego de la derrota 3-0 de su modesto equipo Saarbrücken, ante el Bayer Leverkusen.

Desafortunadamente, el mediocampista oriundo de La Habana vio los 90 minutos desde el banquillo, dado que su entrenador, Lukas Kwasniok, no le dio entrada al terreno de juego.

Así concluyó la temporada para Kianz y su equipo amateur, que ocupó la portada de múltiples diarios el pasado tres de marzo, al convertirse en el primer equipo de cuarta división en la historia del fútbol germano en avanzar a la semifinal de la DFB Pokal, tras eliminar al Düsseldorf.

Los futbolistas del Saarbrücken agradecen el apoyo de sus hinchas luego de hacer historia en el fútbol germano.

En ese encuentro de cuartos, el capitalino ingresó desde la banca al minuto 31’ y le dio el pase de gol a su compañero Janicke para abrir el marcador, luego de tomar el balón en la mitad de la cancha y deshacerse de varios rivales. Esa constituyó su cuarta asistencia en la DFB Pokal, tras repartir anteriormente una ante el Jahn Regesburg y dos frente al Colonia, por ese orden.

De vuelta al choque de este martes, resulta válido resaltar que pese a ser locales, los futbolistas del Saarbrücken partieron en desventaja puesto que estaban fuera de forma (física). Ello se debe a que no veían acción desde el pasado siete de marzo en la Regionalliga Südwest (cuarta división), por la suspensión del fútbol en Alemania por la expansión de la pandemia Covid-19.

No obstante, intentaron presionar en los primeros compases y luego se encerraron en su cancha para jugar al contragolpe. Sin embargo, la superioridad de la plantilla renana se hizo notar, aún sin su estrella Kai Havertz.

Los goles fueron a la cuenta de Diaby, Alario y Bellarabi, todos con asistencia de Demirbay.

El rival del Leverkusen en la gran final de la Copa Alemana saldrá este miércoles de la otra semifinal que disputarán el Bayern de Múnich y el Eintracht Frankfurt.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *