La COVID en la mira de los arqueros

Seis arqueros cubano lucharán por su boleto olímpico./Foto: Facebook.

Marzo de 2021 se avizora como el gran reto del tiro con arco cubano en el ciclo olímpico que culmina. Tendrán, en esa fecha, en Monterrey, México, el torneo clasificatorio continental para los Juegos Olímpicos de Tokio, pospuestos momentáneamente para el venidero año, por la situación epidemiológica que hoy enfrenta el mundo.

Seis arqueros integran la preselección olímpica y serán los encargados de luchar un boleto para Cuba en cada sexo para la cita bajo los cinco aros. Elizabeth Rodríguez, Maydenia Sarduy y la jovencita Riacelis Fleitas deben ser nuestras tres representantes en el arco recurvo femenino, en tanto Adrián Puente, Hugo Franco y Juan Carlos Stevens son los electos hasta la fecha para conformar el trío masculino. Así aseguró a Tele Rebelde Vladimir Quintas, jefe de entrenadores de la Selección Nacional.

Tal y como informara el presidente del INDER, Osvaldo Vento, en su comparecencia en la Mesa Redonda la pasada semana, desde el 15 de agosto las escuelas de superación de Atletas de Alto Rendimiento (ESFAAR) Giraldo Córdova Cardín y Cerro Pelado, abrirán sus puertas a los atletas clasificados y/o con perspectivas olímpicas, y entre los seleccionados deberá estar este sexteto de arqueros.
Según comentó Quintas, ellos se han mantenido entrenando en sus provincias de residencia, adaptándose siempre a la situación epidemiológica del país.

“La mayoría ha podido disparar flechas en sus lugares de residencia, con excepción de Juan Carlos y Adrián quienes, por vivir en edificios, esta práctica se les ha dificultado. Los entrenadores hemos mantenido una comunicación constante con ellos y le hemos enviado planes de entrenamiento. Pero aunque han tratado de mantenerse activos, su forma deportiva está distante de la que tenían a mediados de marzo cuando el Coronavirus llegó a nuestro país.

Este ha sido un contexto muy complejo y, aunque hemos reajustado la preparación y a ellos no les han faltado indicaciones, metodológicamente no hay ninguna teoría que sustente lo que hemos estado haciendo. Pero no queda más remedio que experimentar y tratar de que ellos se incorporen en la mejor forma posible. Los que viven en otras provincias ya han empezado a normalizar las prácticas, pero los de La Habana aún no”, precisó el jefe de entrenadores de la Selección Nacional.

 

Los deportistas cubanos se mantienen entrenando en casa para tratar de no perder la forma física./Foto: Facebook.

Clasificatorio olímpico

Al torneo clasificatorio llegarán aquellos países que no tienen, aún, su boleto olímpico. Si tenemos en cuenta los clasificados hasta la fecha, será casi todo el continente. Solo Canadá, Brasil y Estados Unidos han asegurado cupos en el sexo masculino, mientras en el femenino están sembradas solo las mexicanas, colombianas y estadounidenses. “Será un evento difícil, además de por la situación epidemiológica que lo ha precedido, por la calidad competitiva que tiene el tiro con arco en el continente americano. Aunque compitan todos nuestros atletas, solo tendremos acceso a dos cupos, pues el torneo otorgará tres plazas en cada sexo, pero cada país solo puede agenciarse una, por lo que estaremos obligados a subir al podio”, explicó Vladimir Quintas.

Cuba es un país que, colectivamente, pudiera ocupar un sitio entre los seis mejores exponentes del arco recurvo en el continente en uno y otro sexos, pero dado que la disputa por los boletos será individual, hablar de posibilidades reales sería un enigma, si tenemos en cuenta que otros países con menos rendimiento colectivo, tienen figuras que resaltan individualmente.

 

El entrenador Vladimir Quintas saludando al arquero cubano Hugo Franco. Foto: Mónica Ramírez/Jit.

“Los principales rivales en el recurvo femenino serán Brasil y Canadá, aunque Venezuela, Chile, El Salvador y Argentina tienen atletas que nos pueden dar guerra en el clasificatorio. El sector masculino está algo más duro, pues México, Colombia y Chile tienen un nivel similar al nuestro, además de algunos arqueros salvadoreños, guatemaltecos y venezolanos. De lo que sí estamos convencidos es de que, una vez en el torneo, seremos rivales difíciles para cualquier contrincante y tenemos las mismas posibilidades que los demás países de llevarnos la plaza” — reafirmó el experimentado entrenador y continuó ahondando — “Para lograr este objetivo, tenemos que retomar la preparación lo mejor posible y poner a punto a los muchachos. Pero los siete meses que tendremos previo al torneo son suficientes para alcanzar la óptima forma deportiva”.

De los seis arqueros que integran la preselección, excepto Riacelis, los demás tienen experiencia en torneos clasificatorios olímpicos, y tres de ellos han competido bajo los cinco aros: Maydenia, Adrián y Juan Carlos, este último, protagonista del mejor resultado histórico del tiro con arco cubano: quinto lugar en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

En lo que el país regresa a la normalidad en medio de la pandemia, nuestros arqueros crean condiciones para no abandonar el entrenamiento. Algunos, disparando a una diana rústica, otros ejercitando los dedos para no perder la sensibilidad. Pero todos convencidos de que tienen mucho por hacer cuando las flechas vuelvan a volar en la ESFAAR Cardín, en Habana del Este.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *