Las Tunas… por rescatar la tradición.

En este 2019, el beisbol cubano participa, por sexta ocasión consecutiva en lo que va de siglo, en el evento regional más prestigioso del deporte de las bolas y los strikes: La Serie del Caribe. Los Leñadores de Las Tunas nos han representado en la edición 61 del certamen, que se efectúa en el Estadio Nacional Rod Carew, de Ciudad de Panamá.
La decisión de reforzar con 14 peloteros al equipo campeón de la 58 Serie Nacional, causó discrepancias e inconformidades entre especialistas y aficionados porque, nuevamente, la selección no se rigió por los resultados individuales de la temporada. Sin embargo, creo que la hora de una crítica constructiva, encaminada a perfeccionar la manera de conciliar a nuestros elencos de pelota, ya pasó. Este es el momento del apoyo al conjunto, estimulando a sus peloteros a competir con entrega, en busca del noveno título para Cuba.
Luego de un final extremo, en el que la Confederación de Beisbol Profesional del Caribe, retiró el torneo de su sede inicial en Barquisimeto, estado de Lara, Venezuela, la justa incluyó a seis equipos por primera vez en su historia. A setenta años de aquella edición inaugural de La Habana, nuestro país interviene en su Serie del Caribe número 17, e intenta rescatar la tradición ganadora del beisbol cubano en dichas lides.

Emblemas de los equipos de la Liga de Beisbol Profesional de Cuba

Las doce participaciones iniciales de equipos antillanos en Series del Caribe, ocurrieron entre 1949 y 1960, cuando Alacranes de Almendares, Tigres del Marianao y Elefantes de Cienfuegos ganaron dos títulos cada uno, mientras Leones del Habana alzó la corona en una ocasión. Con siete campeonatos, tres segundos lugares y dos terceros, nuestra pelota marcó una notable diferencia sobre el resto de las ligas profesionales de la región, ratificándose como la segunda de mayor nivel en el mundo, solo superada por la Mayor League Beisbol, de Estados Unidos.

Almendares, ganador de la Serie del Caribe de 1949

Desde su regreso al certamen, ocurrido en la edición de Isla Margarita, Venezuela, en el año 2014, Cuba ha encontrado un contexto beisbolero distinto al de las décadas de 1940 y 1950. Los peloteros profesionales de las ligas del Caribe superan en oficio a los cubanos, motivo por el cual solo los Vegueros de Pinar del Río, han podido alzar la copa. No obstante, Las Tunas tiene condiciones y calidad suficientes para pelear por la corona.
La buena forma deportiva de varios de los jugadores que llevaron al elenco a conquistar el título de la Serie Nacional, como Jorge Alomá, Jorge Johnson o Yoalkis Cruz, por solo citar algunos, y otros incorporados a la nómina, quienes acumulan vasta experiencia en eventos precedentes y ligas foráneas, como Alfredo Despaigne, Yurisbel Gracial, Lázaro Blanco y Liván Moinelo han aportado el jit necesario, el ponche oportuno, y la jugada salvavida en momentos claves de un juego.
El respaldo de la afición, las sugerencias a la dirección del conjunto por parte de periodistas especializados, así como la correcta asimilación de los técnicos,  ayudarán a que los Leñadores de Las Tunas estén un paso más cerca de agenciarse su primer trofeo en dichos certámenes, en busca de rescatar la tradición ganadora del beisbol cubano en Series del Caribe.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *