Listos para la postemporada

Los mánagers e invitados durante el programa “Seguimos en Juego”, transmitido en vivo por Tele Rebelde. Foto: Mónica Ramírez/JIT.

 

Los equipos de Camagüey, Matanzas, Las Tunas e Industriales, quedaron bien reforzados para su desempeño en la venidera postemporada. Agenciarse la corona es el objetivo de los conjuntos en disputa. Que triunfe el beisbol cubano es la meta de todos.

Para acercarse a ambas aspiraciones, cada cuerpo de dirección escogió a tres peloteros, buscando conformar un roster más completo y dinámico.

Luego de concluida la segunda fase de la 59 Serie Nacional, toros, cocodrilos, leñadores y leones clasificaron en ese orden a los play off, y ahora efectuarán una corta fase eliminatoria, pactada al mejor de cinco desafíos.

Tabla de posiciones tras la segunda fase del campeonato.

Miguel Borroto, mentor de los resucitados camagüeyanos, no dejó escapar al lanzador más estable del país en los últimos años, el granmense Lázaro Blanco. Además, fueron seleccionados para reforzar a los toros de la llanura los santiagueros Yoelkis Guibert (jardinero) y Santiago Torres (jugador de cuadro).

A su vez, el director de los matanceros, Armando Ferrer, también solicitó a un serpentinero y a dos jugadores de posición. El experimentado pícher artemiseño Miguel Lahera, el versátil cienfueguero César Prieto y el jardinero granmense Raico Santos, ahora animarán las gradas del Victoria de Girón.

Por su parte, el titular de la pasada contienda, Pablo Civil, timonel de los tuneros, prefirió completar su cuerpo de picheo, cuando seleccionó al pinareño Raidel Martínez (cerrador de los Dragones de Chunichi, de la liga japonesa) y al holguinero Carlos Santiesteban. El tercer pelotero llamado a vestir la camiseta de los campeones nacionales fue el mayabequense Yasniel González.

Por último, el director de los Industriales, Rey Vicente Anglada, mejoró su elenco con el cerrador zurdo Liván Moinelo (ganador de la liga japonesa con los Halcones de SoftBank), y con los jugadores de cuadro Dayán García, de Artemisa, y Luis Vicente Mateo, de Cienfuegos.

Pues todas las piezas han quedado establecidas sobre el tablero, o mejor dicho, sobre el terreno. El próximo 3 de enero se rompe el “corojo”. Que gane el mejor conjunto. Pero, sobre todo, que triunfe el beisbol cubano. Nuestra afición lo necesita.

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *