Los espadachines dorados de Toronto

Sólo tres, como los mosqueteros, Yunior Reytor, Reinier Henríquez y Luis E. Patterson, abriéndose camino hacia el podio, conducidos por su entrenador quien les agradece por la disciplina, entrega y fuerza.


Jaine Hernández, entrenador, Luis E. Patterson, Reinier Henríquez y Yunior Reytor, integrantes del equipo campeón panamericano de Espada. Toronto 2019

Tras un desempeño excelente, la escuadra masculina cubana de espada ascendió al podio como titular panamericana del torneo de equipo en el Campeonato continental con asiento en la ciudad de Toronto. En la final, los cubanos Reinier Henríquez, Yunior Reytor y Luis Enrique Patterson superaron al elenco de Estados Unidos (45-38).

En jornada perfecta, los espadachines comenzaron en el organigrama ante el elenco de México, al que vencieron 45-36, un buen arranque para enfrentar lo que sería una final adelantada: Cuba – Venezuela, el más fuerte contrincante, con una alineación a bese de los hermanos Limardo, Jesús, Francisco y Rubén, este último el campeón Olímpico de Londres 2012. Pero el duelo se fue del lado de los isleños con ventaja de 11 puntos, 45-34 y buenos desempeños de los tres espadachines.

Después, llegaron las victorias sobre Argentina y los estadounidenses, matches que enfrentaron los jóvenes con seguridad y confianza en los triunfos. Un adelanto de lo que podría ser este torneo fue el desempeño de Yunior Reytor, ganador de la presea de bronce en el certamen individual el pasado sábado.

Con las medallas de oro por equipos, cierra la actuación de los representantes cubanos en el Campeonato Panamericano de Toronto al que además asistió Daylín Cristina Moreno, en el florete, quien se ubicó en el 19no. Escaño.

Cuba se vio limitada a presentar solo esta pequeña comitiva, los únicos deportistas que tenían visados y actualizados sus pasaportes con anterioridad y son ellos, los espadachines, los que consiguen puntos para el ranquin y mejores opciones para las competencias futuras, los Juegos de Lima y los Olímpicos de Tokio.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *