Trump arremete contra Acuerdo logrado FCB y MLB

Por: David Rodríguez Sánchez-Galarraga

La decisión del presidente de Estados Unidos es otra muestra de la hostilidad de su administración hacia Cuba y de la voluntd de deshacer todo el proceso de normalización de relaciones entre ambos países en el que se había avanzado durante los años anteriores, al tiempo que recrudece el bloqueo contra nuestro país.

Desde horas de la tarde de este lunes, varios medios estadounidenses hicieron público la injusta decisión de la administración de Donald Trump, de cancelar el acuerdo entre la Federación Cubana de Beisbol y la Mayor League Beisbol de Estados Unidos, rubricado el 18 de diciembre del 2018.

Tras casi tres años de negociaciones por ambas partes, el pacto permitiría la contratación de jugadores cubanos en cualquier elenco de la MLB, sin abandonar su país, además de poner fin al tráfico de peloteros que durante décadas causó grandes dificultades a la mayor Isla del Caribe y a las familias de los jugadores.

Minutos antes del anuncio de la Casa Blanca, el asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, alegó en su cuenta de Twitter: “Cuba quiere usar a los jugadores de beisbol como peones económicos, vender sus derechos a las Grandes Ligas de Béisbol. El pasatiempo nacional de Estados Unidos no debe favorecer al régimen de Cuba, el cual apoya a Maduro en Venezuela”.

 

Con esas declaraciones, Bolton omite intecionadamente el cuerpo y sentido del acuerdo entre la Federción Cubana de Béisbol  y MLB y  lanza una mentira fabricada para convertirla en noticia, en medio de la arremetida imperialista contra los gobiernos progresista de América Latina, en particular, involucrando a Cuba y Venezuela que en realidad sufren el brutal bloqueo y la guerra mediática generada y dirigida desde Estados Unidos.

El diario estadounidense The Washington Post, reconoció en un artículo, que esta decisión del Gobierno de Estados Unidos pondera la posición de la administración de Donald Trump, de continuar con el retroceso de las relaciones entre ambos países. “La medida fue la última de una serie de disposiciones de represión que son parte de los esfuerzos del presidente Trump para hacer retroceder la apertura de su predecesor a Cuba. Desde que Trump asumió el cargo, entre otras cosas, redujo drásticamente el tamaño de la embajada de los Estados Unidos en La Habana, detuvo la emisión de visas en el consulado y restringió los viajes previamente permitidos de los ciudadanos estadounidenses a Cuba”.

Sin dudas, esta es una demostración de despreción del gobierno de Estados Unidos hacia el deporte cubano y un intento desetimular las relaciones en todas las esferas entre los dos países. Es una pésima noticia para la práctica del beisbol en el mundo, además que respalda la hostil política estadounidense de alejar a ambos pueblos y países.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *