25 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

¡Atención! Nuestra pelota está por comenzar

Este sábado 12 de septiembre ha sido esperado por miles de aficionados quienes añoran, aún desde casa, volver a conectarse con la pelota. Con el duelo entre los actuales campeones, los cocodrilos de Matanzas, y los submonarcas toros de Camagüey, la Serie Nacional de Beisbol entrará oficialmente en la tercera edad. Y si bien la LX edición comenzará a puertas cerradas en estos tiempos de pandemia, se convertirá nuevamente — no lo dude nadie — en el principal espectáculo deportivo del país, y un agregado cultural de alta valía para los cubanos.

Será un calendario inédito, aunque muy parecido a otros en formato y cantidad de partidos. La postemporada, por su parte, contará nuevamente con refuerzos para los elencos clasificados. Pero… ¿qué será realmente novedoso en la edición sesenta de la pelota cubana? Por supuesto, está estrechamente relacionado con la covid-19. Se trata del riguroso protocolo sanitario que deberán cumplir todos los actores involucrados en esta esperada novela deportiva, para garantizar su salud y la de la población.

Cientos de jugadores saldrán a los terrenos para reencontrase con su pasión, pero esta vez lo harán bajo numerosas reglas sanitarias, silencio en los estadios, escaso contacto físico con los compañeros… lo que propiciará un contexto sin precedentes en la hsitoria del beisbol criollo. El reto es grande, pero la calidad de la pelota cubana también.

Mas, a pesar de los inconvenientes causados por el Sars Cov-2, un aspecto positivo recayó en la Serie Nacional. Los meses de aislamiento propiciaron un retraso prolongado para la inauguración del certamen, permitiendo entonces mejor organización para el torneo y mayor tiempo de preparación para los jugadores, como explicó recientemente el Comisionado Ernesto Reinoso, en el programa Mesa Redonda.

Hasta la fecha, todas las campañas correspondientes a los aniversarios cerrados de las Series Nacionales han sido ganadas por los territorios de mayor tradición y resultados beisboleros, exceptuando a la capital. Al repasar un poco la historia del beisbol revolucionario es notable como la X Serie fue conquistada por el elenco Azucareros, de la región central del país; la XX competencia tuvo a Vegueros como campeón, mientras que el título de la XXX edición fue para Henequeneros. Luego, diez años más tarde (2001), la formidable aplanadora santiaguera se agenció la corona de la XL versión, al tiempo que Pinar del Río volvió a triunfar en el aniversario cincuenta. Solo con el decursar del tiempo se conocerá el futuro monarca del LX campeonato, aunque cabría preguntarse si será nuevamente uno de los grandes representante territoriales.

Las piezas están sobre el tablero porque, aunque no lo parezca, este es también un juego de ajedrez, máxime cuando existe, como es el caso del clásico deportivo cubano, varios equipos con calidad y paridad similares. El duelo está planteado y la tiempo dirá la última palabra, exactamente a finales de enero del próximo año.

¡Todos atentos! Nuestra pelota está por comenzar.