22 septiembre, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Cuba en Tokio 1964 y sus aspiraciones en el 2021


Tokio 1964. La capital japonesa celebraba los Juegos de la XVIII Olimpiada de la Era Moderna. Veinticuatro años habían transcurridos desde 1940, cuando el impacto de la Segunda Guerra Mundial forzó la cancelación de los XII Juegos, los cuales se hubieran organizado precisamente en Tokio.

Noventa y tres países y más de cinco mil deportistas estuvieron en aquella ocasión en la llamada tierra del sol naciente, entre ellos Cuba, con sus 27 representantes. La única, pero valiosa medalla de la delegación antillana, fue la plata que colgó del pecho del velocista Enrique Figuerola, y que concedió a la Mayor de Las Antillas el puesto 30 del medallero junto a otras tres naciones.

Enrique Figuerola (dorsal 80), entrando a la meta en el segundo lugar en el hectómetro, carrera afectuada en el estadio Olímpico de Tokio,
en octubre de1964. Foto: COI.

En los cien metros, el santiaguero había quedado a la saga de uno de sus archirrivales de la época, el estadounidense Robert Hayes, quien igualó el record del mundo de ese entonces, al cruzar la meta en diez segundos exactos. Nuestro Figuerola, con sus diez punto dos segundos, regaló a Cuba la primera presea olímpica después del triunfo de la Revolución y la octava en cuatro participaciones cubanas en citas bajo los cinco aros.

Casi seis décadas después, en este 2021, la capital japonesa se ha empeñado para no abandonar el sueño de miles de atletas, los que esperaron un año más producto de la pandemia para asistir a la cita estival. Cuba, con la delegación más pequeña (69) después de aquella que participó precisamente en los Juegos Tokio 1964 (27), pretende ocupar un peldaño entre los primeros veinte lugares del certamen.

Al menos cinco medallas de oro se necesitarían para alcanzar tal propósito y, teniendo en cuenta la calidad de varios de los mejores exponentes cubanos de la actualidad, esa resulta una meta posible. Las claves doradas radican fundamentalmente en el boxeo, la lucha y el atletismo, aunque no sería casual que deportistas de otras disciplinas pudieran subir a lo más alto del podio.

En 15 participaciones precedentes y con 226 preseas, Cuba ocupa el puesto 16 en el medallero histórico de los Juegos Olímpicos, siendo la única nación subdesarrollada ubicada entre las primeras 25 del mundo. Un logro indiscutible del movimiento deportivo cubano respaldado por la Revolución.