29 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

De bates fríos y mentes calientes

Esta noche regresará a Cuba el conjunto dirigido por Rey Vicente Anglada, el cual concluyó sin victoria en el tope amistoso frente a Nicaragua

Alarmante resultaron los números ofensivos del elenco antillano en el intercambio con su similar nicaragüense  cuando restan pocos días  para el inicio de los Juegos Panamericanos. Luego de la suspensión del cuarto desafío por las inclemencias del tiempo, el resultado final de la serie fue de dos derrotas y empate a favor del equipo pinolero.

Según refieren las estadísticas de Arnelio Álvarez de la Uz, de los tres departamentos del juego la ofensiva resultó la de más escueto rendimiento, con un anémico 163 de average colectivo y sin cuadrangulares. Esta poca efectividad en el bateo trajo como consecuencia la anotación de solo cinco carreras y la conexión de apenas 15 indiscutibles, lo que promedia a cinco hits por partido. Mas, Nicaragua casi duplicó la productividad antillana en los tres encuentros efectuados. Los nica culminaron bateando 268, con 26 indiscutibles, par de jonrones y 9 anotaciones en total.

Si hablamos de individualidades a la ofensiva no hay mucho que destacar en el equipo cubano. Los máscaras Yosvani Alarcón (9-3) y Alfredo Fadraga (3-1) fueron los únicos jugadores que culminaron bateando más de 300, exactamente 333. Sobre las carreras impulsadas es alarmante afirmar que solo tres jugadores de la alineación pudieron traer hasta el home a otros compañeros. Ellos fueron Yoelkis Guibert, Yurién Vizcaíno y Ricardo Ramos, con sendas empujadas, en total tres de las cinco anotaciones del conjunto en el tope.

Por su parte, dentro de la alineación nicaragüense sí hubo destaque ofensivo para varios peloteros, sobre todo los jardineros Dwight Britton (4-3), quien alcanzó los 750 de average, y Jilton Calderón (10-5 y 5 CI),  500 de promedio, una marca que también la consiguió el receptor Rafael Estrada.

En tanto, los departamentos de picheo y defensa de ambos conjuntos tuvieron un rendimiento aceptable, ajeno a deficiencias graves. Dos errores Nicaragua, ninguno Cuba, mientras la efectividad de los lanzadores cubanos fue de 3.12, por un certero 1.0 de los nicaragüenses. Pudiera considerarse que el holguinero Wilson Paredes fue el más destacado entre los píchers antillanos, al no permitir carreras limpias en 4.2 entradas de actuación.

Entonces, la diferencia en esta serie internacional previa a los Panamericanos la marcó la ofensiva. ¿Preocupación? Debe haberla, tanto en la dirección del conjunto como entre la afición. El aporte de este  departamento será imprescindible para materializar el buen desempeño en el certamen beisbolero de Lima, como espera la afición del verde caimán.

Estadísitcas de Cuba en el tope

Estadísticas de Nicaragua en el tope