27 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

El torneo más importante de la China

Era el 13 de diciembre de 2019 sobre las siete de la noche y se jugaba la primera ronda del Torneo Internacional de Ajedrez Carlos Torre Repetto in Memoriam en la ciudad mexicana de Mérida. En la tercera mesa, el Gran Maestro cubano Yasser Quesada (2582 Elo), llevaba las piezas blancas ante la Maestra Internacional Femenina (WIM) Yerisbel Miranda (2280 Elo). En la partida, de vez en cuando, Lucía -un ser de apenas 20 semanas en gestación-, también hacía de las suyas mientras presionaba constantemente la vejiga de Yerisbel y la obligaba a levantarse de la mesa cada cierto tiempo

El duelo llegaba a las postrimerías. La “China”, contra todo pronóstico, disfrutaba la comodidad de una ligera ventaja, calculaba cada movimiento y también el tiempo que tendría para ir al baño mientras correspondía a Yasser analizar su próxima jugada y materializarla.

WIM Yerisbel Miranda frente al GM Yaser Quesada en el Torneo Internacional de Ajedrez Carlos Torre Repetto in Memoriam. / Foto: Cortesía de la entrevistada

Quienes los seguían “en línea” en los salones de la Facultad de Química de la Universidad de Autónoma de Yucatán, eran testigos también de la ligereza con que aquella embarazada se desplazaba entre la mesa de juego y el baño, con escaleras por medio. Complicada la partida, y con unos escasos cinco minutos en su reloj, Yerisbel no atinaba a pensar en cómo mover su próxima pieza, su esfínter uretral demandaba, en ese instante, de su total concentración.

“Me decidí y atravesé el salón corriendo. Fue todo un espectáculo, pues ya me tocaba jugar pero no aguantaba los deseos de orinar. Ya ni pensaba en el ajedrez, solo en liberar aquel líquido que retenía a la fuerza en contra de la voluntad de “Lucía” y, por supuesto, mía. Cuando regresé, apenas me quedaba poco más un minuto, pero me sentía tan relajada que valió la pena –sonríe-. Finalmente gané. Creo que ha sido el GM más fuerte al que me he enfrentado. Estaba muy feliz ese día”.

Así pudiera describir la pinareña Yerisbel Miranda los torneos clásicos disputados en el último año, previo al nacimiento de Lucía.

“Durante casi todo el embarazo me mantuve activa. Participé en el Centroamericano de Panamá, en el Continental de México y en el Carlos Torre. Mi última competencia fue el Campeonato Nacional, un evento que disfruto y trato de jugarlo siempre; este año tenía ya seis meses de gestación. Fue muy difícil, verdaderamente, no lo imaginaba… los cambios fisiológicos influyen sobremanera. Me cansaba mucho después de transcurridas dos horas de juego. Tenía que alimentarme e ir al baño constantemente, la concentración no era la misma y dejé escapar algunas partidas. Aun así, perdí solo una y terminé en quinto lugar, un peldaño que, en condiciones normales, hubiese significado poco, pero creo que embarazada fue meritorio”.

Camino a Rusia

Lo cierto es que la Campeona Nacional Femenina de 2017 logró, en medio de importantes cambios metabólicos y físicos, fortalecer su ajedrez. En este período, se ganó un sitio en el equipo a la Olimpiada Mundial de Rusia, pospuesta para el próximo año.

“No era segura mi participación, tenía la disposición de ir, pero siempre aclaré que dependía de mi estado de salud y del de mi hija, y de si, profesionalmente, podía mantener mi nivel. Pero, lastimosamente, fue pospuesta y ello me favoreció, pues me dio un poco más de tiempo para disfrutar de mi bebé”.

Sí, porque en tiempos de COVID-19, justo el 10 de abril, Yerisbel se coronó en el torneo más importante de su vida con el nacimiento de Lucía.

“Antes de ser madre, el ajedrez ocupaba la mayor parte de mis pensamientos. Ahora la pequeña es, sin dudas, mi prioridad. Solo sé que soy más feliz y para jugar ese estado de ánimo es importante”.

WIM Yerisbel Miranda junto a su hija Lucía. / Foto: Cortesía de la entrevistada

Luego de transcurridos tres meses, confiesa aprender cada día a sobrellevar el constante ajetreo que un bebé impone.

“Ya le he cogido el ritmo poco a poco y la conozco mejor. Para entrenar, aprovecho sus horas de sueño. No me puedo quejar, es bastante tranquila”.

Maternidad y juego ciencia

Para muchas puérperas, dedicar tiempo a algo más que a atender a los recién nacidos, fundamentalmente en los primeros meses, es todo un reto. Para la China también lo ha sido, pero ha logrado mantenerse activa en las “plataformas online”, donde goza de gran prestigio, y se ganó uno de los dos puestos femeninos para representar a Cuba en la Olimpiada virtual, a efectuarse desde finales de este mes.

“Me he mantenido jugando en línea. Para mí es una herramienta de preparación. Más allá de ganar o perder, te permite entrenar y practicar todas las líneas de apertura con personas de un nivel similar al tuyo. Si algo bueno nos ha enseñado la COVID-19 es a valorar el tiempo que pasamos en casa y, al parar todos los eventos deportivos, nos ha dado tiempo para entrenar con mayor responsabilidad”.

“Integré el equipo a la Olimpiada Mundial de Rusia, ahora a este certamen virtual y, además, estoy clasificada a la venidera Copa del Mundo por segunda vez, así que no he dejado de entrenar. Sabía que iba a ser muy difícil, fundamentalmente en estos primeros meses. Pero gracias a mi esposo, a mi familia, y a todos los amigos que siempre han estado ahí para mí, le dedico el mayor tiempo que puedo al ajedrez”.

Periodista: Teniendo en cuenta el formato del evento y el sistema de juego, ¿has realizado alguna preparación especial?

Y. M: –Creo que la clave para obtener un buen resultado está en mantenerse entrenando y jugando al ritmo que se usará en el torneo. El juego online es relativamente nuevo para nosotros y yo, como todos mis compañeros, entreno para que esta olimpiada sea un éxito.

WIM Yerisbel Miranda (negras) frente a WGM Yuleisy Hernández (blancas) en Campeonato Nacional de Ajedrez 2020 / Foto: Cortesía de la entrevistada

Consciente de la salud que las jóvenes promesas le impregnan al juego ciencia femenino cubano y de la fortaleza de las mujeres que lo han exaltado, ella está convencida de que ganarse un puesto como jugadora regular para el certamen mundialista virtual es un premio a la voluntad y al esfuerzo extra que, diariamente, la obligan a sentarse durante varias horas frente al tablero.

“El ajedrez femenino se ha mantenido en tiempos buenos y malos. Las generaciones más jóvenes siempre le dan un toque de combatividad a un deporte longevo como el nuestro y en el que jugadoras como Maritza Arribas, Vivian Ramón y Zirka Frómeta, aún se clasifican a finales nacionales y realizan grandes actuaciones”.

Yerisbel tiene aún metas por cumplir. Ahora, con la ayuda de Lucía y la motivación que ella representa, buscará completar su título de Gran Maestra Femenina y jugar su mejor ajedrez, asegura.


“Amo mi deporte y me debo a él. Si Lucía se inclina por él me alegraré mucho, pero no se lo impondré. Ella se especializará en lo que quiera y tendrá todo mi apoyo”.

Mientras sostiene a su pequeña en brazos y se balancea en el sillón, Yerisbel Miranda se visualiza todo el tiempo, también, frente al tablero. Rememora sus match, analiza los errores y saca conclusiones. Lucía se ha dormido. Mamá se percata y la acuesta en la cuna. No pierde tiempo y se dirige, rápidamente, al ordenador a iniciar una partida “online”, a modo de entrenamiento, con algún jugador conectado. Apenas un minuto en su reloj y el duelo está en su mejor momento. Lucía se despierta. Yerisbel, sin titubear, se dirige a ella. La pequeña necesita un cambio de pañal. Pierde por tiempo. Lucía sonríe. La derrota, sin dudas, ha valido la pena. La China mantiene cómoda ventaja en el torneo de ajedrez más importante de su vida.