29 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Klopp aclara su futuro como entrenador

Desde su llegada al banquillo de Liverpool el pasado ocho de octubre de 2015, Jurgen Klopp no ha parado de recibir elogios. En cinco años intensos, el técnico germano ha cambiado la fisonomía de un club de talla mundial que entonces vivía horas bajas.

Su estancia en Anfield no solo ha traído títulos, sino alegría y confianza en la victoria a una afición emblemática dentro de Reino Unido. Por ello el conjunto Reds lo venera y desea que se mantenga como entrenador más allá de 2024, fecha en que culmina su contrato.

La carrera de Klopp como entrenador inició en 2001 en Mainz 05, Alemania, un club en que militaba en la segunda división de la Bundesliga y en el cual jugó casi toda su carrera como futbolista profesional. Desde el comienzo mostró sus dotes, pues debutó con un triunfo y mantuvo al conjunto en la categoría.

Al siguiente año, transformó el estilo de juego del club e incentivó su característica presión alta acompañada de contragolpes vertiginosos. El cambio fue notable: el Mainz pasó de ser un plantel de la zona baja de la tabla a disputar los puestos cimeros en segunda.

Sin embargo, no hasta 2004 cuando logró quedar tercero en la tabla de posiciones y conseguir así un hito histórico, el primer ascenso del equipo a la Bundesliga.

Pese al cambio drástico que experimentaron sus jugadores por participar en la élite germana, Klopp infundó en ellos una mentalidad ganadora que les permitió incluso clasificar a la Liga de Europa en la temporada 2005-2006. 

Aunque descendió un año más tarde, permaneció en el banquillo y solo se fue cuando vio que no lograría el ascenso.

Su trabajo minucioso como desarrollador de equipos no escapó de las miradas de los grandes clubes alemanes. El Bayern Múnich lo tanteó, pero fue el Borussia Dortmund el que le ofreció un contrato.

Sus primeras dos campañas en el Signal Iduna Park fueron determinantes para las conquistas que luego vendrían. No solo propició un sistema de fichajes que apostaba por el desarrollo de las jóvenes promesas, sino que implementó su tradicional estilo de juego y llevó a otra dimensión la conexión entre los fanáticos y los jugadores.

Cimentadas las bases, solo era cuestión de tiempo para que el éxito llegara al norte de Renania. En 2011 consiguió la Bundesliga y repitió al año siguiente, junto a una Copa Alemana.

En 2013, imprimió su sello más allá de la nación germana y llevó a su club a la final de la Liga de Campeones, luego de batir sin clemencia en la semifinal al Real Madrid de José Mourinho. Ya en la discusión del trofeo contra el Bayern, pudo la mayor experiencia de los bávaros, que se impusieron por 2-1 con un gol in extremis de Arjen Robben.

Convertido entonces en uno de los entrenadores más codiciados del panorama global, se mantuvo en el Dortmund otros dos cursos pero no gozó de igual fortuna, por lo que fue removido en el cargo.

Pese a que las ofertas de trabajo llegaban una y otra vez a su puerta, Klopp determinó pasar un año sabático hasta que fue seducido por los dirigentes de Liverpool.

En octubre de 2015 relevó en el banquillo a Brendan Rodgers y asumió el reto de devolverle la gloria a uno de los clubes más exitosos de Europa. Aunque el equipo se mantuvo intermitente en la Premier League debido fundamentalmente a su fragilidad defensiva, Klopp dio muestras de lo que estaba por venir al colarlo en la final de la Liga de Europa, la cual cedió ante el Sevilla.

Con semejante logro, se ganó la confianza de la directiva y pudo rearmar de a poco el equipo. En 2018 disputó su segunda final de Liga de Campeones con un equipo diezmado por las lesiones, que plantó cara frente al Real Madrid pero no pudo superarle debido a la lesión de su estrella Mohamed Salah y a los fallos garrafales de su portero Loris Karius.

El año siguiente fue decisivo. Con el dinero recaudado con la venta al Barcelona de Phillipe Coutinho, fichó a dos jugadores que le permitieron sellar el área defensiva: el central Virgil van Dijk y el portero Allison Becker.

El cambio fue inmediato. De un año a otro, se convirtió en el equipo menos goleado en Inglaterra (22 dianas en contra) y uno de los más sólidos en todos los aspectos de juego, que le llevó a ocupar la segunda posición de la Premier, a solo un punto del campeón Manchester City. Vale destacar que en esa campaña solo tuvieron una derrota en la Liga (ante los citizens de Pep Guardiola) y les costó el título.

No obstante, alzaron su primer trofeo en la era Klopp al batir en la Liga de Campeones al Tottenham, luego de dejar en el camino al Barcelona con una épica remontada en Anfield.

Una vez probado el sabor de la victoria, continuó sumando títulos a las vitrinas de Anfield. Arrancando la temporada 2019-2020, ganó la Supercopa Europea ante el Chelsea y luego el Mundial de Clubes frente al Flamengo.

Aunque cayó en octavos de final en la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid, pocos le reprochan debido a que en la Premier creó un frente prácticamente imbatible que rompió múltiples récords y acarició el galardón siete fechas antes del cierre del campeonato.

Por tales motivos, los hinchas de Liverpool desean que se quede en Anfield toda una vida, pero Klopp tiene muy claro qué hacer una vez termine su contrato en 2024. En declaraciones a SWR Sport, indicó que al concluir retornará a su país y se tomará un año sabático. No obstante, dejó entrever que después del descanso, estaría de nuevo a disposición para entrenar a otro equipo y tal vez a su selección nacional.