26 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Martí y la cultura física: diez reflexiones

Incomparable es la obra intelectual de José Martí – hombre más que humano, más que hombre, pero hombre al fin – quien, dedicó cada hora de su vida a luchar  por la redención histórica de la humanidad.

Pintura del artista cubano Jorge Arche.

Este 19 de mayo se conmemoran 125 años del tránsito hacia la inmortalidad del más universal de los cubanos.

Como él mismo vaticinó y deseó en sus versos, murió de cara al sol por la independencia de su Patria, en el que fuera su primer y único combate físico en la Guerra Necesaria.

Aunque poco se divulga sobre el acercamiento intelectual del Apóstol a la cultura física y los deportes, este dedicó a dicho ámbito – como a casi todos los sectores de la vida humana – importantes valoraciones y pensamientos, muchos de los cuales aún tienen plena vigencia en el siglo XXI.

Sobre el desconocimiento de la crónica deportiva de Martí, José Antonio Bedia – uno de los más fervientes estudiosos de la obra martiana – confirmó en la introducción de su libro Sobre deporte (1991): “…no tienen la misma suerte sus crónicas sobre deportes, publicadas entre los años 1876 y 1893, las cuales le avalan como uno de los precursores cronistas deportivos contemporáneos”.

En la segunda mitad de la centuria decimonónica, en los colegios estadounidenses y europeos, fundamentalmente en las universidades, se comenzaron a desarrollar los deportes, para dotar a los jóvenes estudiantes de una fuerza corporal que les permitiera tener una vida más plena y saludable. Durante su estancia en los Estados Unidos, Martí observó el auge que estaba tomando la educación física en los centros docentes.

El Doctor Pedro Pablo Rodríguez, Vicepresidente de la Academia de Historia de Cuba y jefe del equipo que rubricó la edición crítica de las Obras Completas del Apóstol, explica en entrevista personal la importancia que aquel concediera a la actividad física: “Martí vio la importancia del deporte para el desarrollo saludable de la vida, pero se opuso al deporte rentado y comercial. En sus crónicas escribió de la rudeza del boxeo, que afecta grandemente al hombre, y de que los juegos de pelota se concebían para generar dinero”.

Doctor Pedro Pablo Rodriguez. Foto: Cubadebate.

“Paralelamente al proceso de mercantilización del deporte – continúa acotando el Investigador Titular – que se desarrolló a finales del siglo XIX, en Estados Unidos, se empezó a introducir la educación física en los colegios norteamericanos. Martí tomó esa acción positiva y la incluyó en sus planes de transformar la educación en Cuba, una vez ganada la independencia, para dotarla de una base científica, con nuevos conocimientos, pero también con la incorporación de la cultura física para el fortalecimiento físico y mental de los cubanos”.

En textos como El gimnasio en casa, La estrategia, Una escena de futbol o La explosión de caballos, publicados en varios rotativos del continente, se evidencia la atención que José Martí destinó al desarrollo de la cultura física y al empoderamiento de los deportistas entre los pueblos.

Así de incomparable es la obra intelectual de José Martí – hombre más que humano, más que hombre, pero hombre al fin – quien, con sus errores y virtudes, dedicó cada hora de vida a incitar a sus semejantes a alcanzar la redención histórica de esta especie, la cual todavía debe demasiado al mundo que la creó y la acogió.

A 125 años de la caída en combate del más universal de los cubanos, acercamos a los lectores y aficionados a diez frases o escritos del Apóstol, vinculados con la cultura física y los deportes.

1-Sobre la cultura física:
“En estos tiempos de ansiedad del espíritu, urge fortalecer el cuerpo que ha de mantenerlo”.

2-Sobre John L. Sullivan, último campeón del boxeo profesional sin guantes y primero con ellos:
“Sullivan, rey de los puñetazos, ya que tiene cinco años de vida de triunfo, adorado y mimado por su fuerza. De un golpe abate a un hombre: de dos lo mata”.

3-Acerca de los caminantes desmesurados y apostadores:
“No es esta porfía de andadores como aquel animoso estadio griego, donde a ligero paso, y dando alegres voces, justaban en las fiestas por ganar una rama de laurel los bellos jóvenes de Delfos; sino fatigosa contienda de avarientos”.

4-Para alentar a los jóvenes a los ejercicios físicos:
“Un cuerpo vigoroso es como un depósito de fuerzas, en que se renueva su energía la mente exhausta”.

5-Acerca de los nacientes deportes náuticos en Cuba:
“La regata ha dado esto de bueno de sí, como ha dado siempre algo bueno aunque parezca puerilidad al que ahonda poco, todo acto o suceso que ahonda la idea de la patria (…). Las regatas, como otras tantas cosas, no son de valer por lo que son en sí, sino por lo que simbolizan”.

6-Para incentivar la protección de los órganos del cuerpo:
“Se necesita asegurar a los órganos (…) un sistema muscular bien desenvuelto”.

7-Sobre el equilibrio mente-cuerpo-espíritu:
“Estas consecuencias de la vida moderna hacen urgente ese esparcimiento de la fuerza, aglomerada en llama en el cerebro desde los primeros años de vida, y la preparación oportuna y previa del edificio que ha de sustentar tal pesadumbre – del cuerpo que ha de ser teatro de tales batallas del espíritu”.

8-Para resaltar los horrores del boxeo profesional:
“Aquí los toros se embisten como toros, apuestan a la fuerza de su testuz, (…) van cubiertos de sangre, despobladas las encías, magulladas las frentes, descarnados los nudos de las manos, bamboleando y cayendo, a recibir entre a turba que vocea y echa al aire los sombreros (…) el saco de monedas que acaban de ganar en el combate”.

9-Acerca de la rudeza del naciente futbol:
“Debajo de mis ventanas, pasa ahora, en un ambulancia, en trozos, unidos apenas por un resto de ánima, el capitán de uno de los bandos de jugadores de pelota de pies. Dicen que el juego ha sido cosa horrible. Era en arena abierta, como en Roma”.

10-Sobre la marcialidad formadora de la esgrima:
“La esgrima aumenta y ordena las facultades del hombre”.