25 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Oro en mundial de relevos para cuatro chicas que corren rumbo a Tokio (+video y galería)

Esta es la primera medalla que conquistan atletas cubanos en los Campeonatos Mundiales de Relevo, que este año cumplieron su quinta edición, celebrada en la ciudad polaca de Silesia.


Destacada actuación de la cuarteta cubana de relevo 4×400 m durante el Campeonato Mundial de la modalidad desarrollado en la ciudad polaca de Silesia.


La voz ronca de un título mundial

Por Félix Anazco Ramos

(Entrevista tomada del diario Adelante)

Foto: Leandro Pérez Pérez/Adelante/Archivo

CAMAGÜEY.- “Voy a escribirte, porque todavía estoy ronca”, nos respondió Rose Mary Almanza vía Messenger muchas horas después de convertirse en campeona mundial. La mejor corredora de la historia del atletismo camagüeyano está coronando su carrera en este ciclo con títulos en todos los niveles, pero lo conseguido el pasado domingo en Polonia resulta un hito que merece la explosión de su garganta.

De hecho, ella y sus compañeras del relevo 4×400 metros hicieron que miles de cubanos gastaran sus megas de Internet para seguir en vivo la final del Campeonato Mundial de Relevos Silesia 2021.

Rose Mary reconoce que la historia de esta hazaña comenzó desde hace mucho tiempo, cuando la familia del atletismo cubano le plantó cara a la pandemia y creó una burbuja de entrenamientos. En el camino tuvieron varios obstáculos, pero con el apoyo de la familia, los entrenadores y sus compañeros de la preselección olímpica pudieron continuar.

“Llegamos a la competencia con la preparación a punto y muy concentradas, porque sabíamos que significaba la única oportunidad de clasificar a las Olimpiadas. Cuando logramos la marca de 3:27:90 minutos en la clasificatoria nos emocionamos muchísimo. Hasta ese momento nuestro objetivo era el boleto a Tokio, pero percibimos que teníamos para más”.

Aun con las ausencias de potencias como Estados Unidos, Jamaica o Francia, se tornaba complicado subir a lo más alto del podio. Eso no cambiaba con el plus de haber logrado la mejor marca para una posta cubana en los últimos 12 años.

“A pesar de la presión, llegamos muy alegres a la final. Antes de salir a la pista nos dijimos: ‘hoy somos cuatro en un cuerpo’, y así fue. Disfrutamos la competencia, cada cual hizo su parte importante en la posta y el remate fue espectacular”.

Y efectivamente, desplegaron un plan de carrera que les permitió flotar entre las tres primeras hasta que tomó el batón la cienfueguera Roxana Gómez, quien hizo recordar a la Tormenta del Caribe con una épica remontada en los últimos 150 metros para pasar primera a los 3:28:41 minutos, con las representantes de Polonia y Gran Bretaña a la espalda.

En la línea de meta las cuatro almas se volvieron a fundir en un abrazo de cuatro letras: Cuba. “Fue un momento hermoso, de una felicidad indescriptible. Llegamos al borde de la grada a festejar con nuestro entrenador, que luchó tanto con nosotras junto al resto del colectivo técnico. Me abracé a Yipsi, porque ella siempre confió en que podíamos lograr algo tan grande y nos apoyó incondicionalmente. No parábamos de gritar y saltar”.

El primer título del orbe para un relevo largo de la Mayor de las Antillas ha disparado las expectativas para los Juegos Olímpicos, algo que debe manejarse con mesura en la recta final de la preparación. Debemos saber diferenciar una competencia de otra, pues en la capital japonesa estarán las grandes favoritas con equipos que permiten suplencias en las eliminatorias, mientras las nuestras llegarán con el agotamiento acumulado en sus eventos individuales.

No obstante, la Almanza lleva mente positiva: “Ya demostramos que podemos hacer superiores tiempos y buen trabajo táctico. Sabemos que será más difícil, pero vamos a tratar de meternos en la final para luchar con todo. Nadie sabe lo que pueda pasar”.