29 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

22 años del título de Cuba en la IX Liga Mundial de voleibol

Corría el mes de julio de 1998. Por octava ocasión consecutiva, la selección masculina cubana de voleibol  lograba vencer exitosamente la etapa intercontinental de la Liga Mundial y avanzaba una vez más a la discusión de las primeras posiciones.

En esa temporada la Liga asumió una estructura diferente y luego de la fase de grupos había que jugar una semifinal en dos sedes (España y Yugoslavia), en busca de los tres conjuntos que acompañarían a Italia en la ronda final, que tendría por escenario a la ciudad de Milán.

Los cubanos habían tenido un rendimiento bastante irregular en la etapa inicial, en la que concluyeron segundos del grupo A, detrás de Bulgaria, en una llave en la que enfrentaron también a Corea del Sur y España.

El balance de los nuestros fue de 8 victorias y 4 derrotas, al dividir 2-2 frente a ibéricos y búlgaros, y barrer a los sudcoreanos en los 4 encuentros entre ambos.

De esta forma aseguraron su participación en los llamados play-off, quedando ubicados en la zona del este, con sede en Belgrado, junto a los anfitriones yugoslavos y nuevamente los búlgaros.  Mientras en el grupo del oeste se enfrentaban Holanda, Rusia, Brasil y España.  Italia, en su condición de sede de la final, avanzaba directamente.

Así, viajaron los caribeños hacia Belgrado con la difícil misión de ganar sus dos partidos para poder avanzar a la discusión de las medallas.

Raúl Diago y Pável Pimienta, dos de los titulares de aquella selección/ Foto: FIVB

La nómina del equipo la integraban, como regulares, el atacador opuesto Osvaldo Hernández, el pasador Raúl Diago, los centrales Ihosvany Hernández y Pável Pimienta, los receptores Ramón Gato y Alain Roca, y en funciones de líbero Iván Benito Ruiz, un atacador auxiliar que tenía un buen nivel de recibo, por lo cual se le dio esa responsabilidad.

En la banca, Rodolfo Sánchez, Alexei Argilagos, Ángel Denis, Nicolás Vives y Yosenki García, todos bajo la dirección de los entrenadores Juan Díaz, Justo Morales y José Antonio Rojas, asistidos por el cuerpo médico que integraban el doctor Antonio Iznaga y el fisioterapeuta Manuel González, en tanto el entonces presidente de la Federación Cubana Leonel Marshall hizo el viaje como jefe de la delegación.

El 14 de julio debutaron ante la selección de Bulgaria y en una soberbia demostración lograron el triunfo en sets corridos, con amplios parciales de 15-3, 15-2 y 15-9. Un día después remataron a un inspirado elenco local en 5 peleados sets, con tanteadores de 15-6, 12-15, 15-5, 7-15 y 15-12.

Ya estaban entre los 4 finalistas y partían hacia Milán con el sueño de que esta vez la corona sí sería de ellos, después de acumular en sus siete presentaciones anteriores cuatro segundos lugares (1991, 92, 94 y 97), un tercero (1995) y dos cuartos (1993 y 1996).

Una final de ensueño

En Milán nuestra selección tendría que enfrentar a sus verdugos de toda la década, los italianos, además de a los elencos de Rusia y Holanda, que habían clasificado en el grupo semifinal de Madrid.

Tras el traslado el día 16, el debut estaba marcado para el 17 frente a los rusos, el plantel con rendimiento más estable a lo largo del torneo, con una plantilla en la que sobresalían el gigante de 2.16 Stanislav Dineikine, el colocador Vadim Khamouttskikh, el opuesto Roman Iakovlev, y otros hombres curtidos como Rouslan Olikhver, Serguei Tetioukhine y Alexandre Berezine.

La contundente victoria 3-0, en un peleado choque que concluyó con marcadores de 17-15, 15-12 y 15-4, aseguraba ya a los cubanos un puesto en el podio y elevaba considerablemente la moral del equipo.

La jornada siguiente se presagiaba de vida o muerte. El rival sería Italia, «la bestia implacable » que había avasallado a la nave antillana en todos los grandes eventos durante el decenio. Figuras como Andrea Gianni, Alessandro Fei, Samuele Papi, Marco Bracci, Leondino Giombini y Marco Meoni, sin dudas, impresionaban; pero esta vez la historia fue otra. Victoria cubana en mangas corridas 15-7, 15-11 y 15-7, en un partido en el que nuestro equipo dio una demostración de poder y el experimentado Rodolfo Sánchez tuvo que asumir un puesto de titular en el mismo primer set al lesionarse Ramón Gato.

Al término de esa penúltima fecha la tabla de posiciones se presentaba muy favorable para los cubanos, que con sólo ganar un set ante los holandeses en el encuentro final se coronarían campeones.

Y así fue. Victoria en el parcial inicial 16-14 tras una cruenta batalla sobre el taraflex hizo estallar la alegría en las filas criollas. La añorada corona de la Liga Mundial por primera vez vendría para Cuba.

No obstante, el desempeño del conjunto no decayó y se logró el triunfo contra los tulipanes en 4 sets, pues luego de ganar el segundo (igualmente 16-14) se perdió el tercero 15-8, pero en el cuarto se cerró la faena con un aplastante 15-3. La potente formación naranja que integraban Reinder Nummerdor, Richard Schuil, Guido Gortzen, Peter Blange, Mike Van de Goor, Albert Cristina y Marko Klok no pudo con nuestros muchachos.

Por primera y única vez en la historia, en la Liga Mundial de voleibol se bailó al compás del son.

Osvaldo Hernández se erigió en uno de los protagonistas de aquella hazaña, al ser premiado como máximo anotador y líder en ataque de la ronda final.

Actuación completa de Cuba en la Liga Mundial 1998:

(Ronda intercontinental)

(Grupo A)

Victoria vs. Corea del Sur 3×0 (15-7/ 15-5/ 15-3) (La Habana) (15 mayo)

Victoria vs. Corea del Sur 3×0 (15-4/ 15-11/ 15-10) (La Habana) (16 mayo)

Victoria vs. Bulgaria 3×0 (15-8/ 15-5/ 15-7) (La Habana) (22 mayo)

Victoria vs. Bulgaria 3×0 (15-8/ 15-10/ 15-5) (La Habana) (23 mayo)

Derrota vs. España 0x3 (11-15/ 12- 15/ 13-15) (Gijón) (31 mayo)

Derrota vs. España 2×3 (4-15/ 15-8/ 16-17/ 15-7/ 13-15) (Gijón) (1 junio)

Victoria vs. Corea del Sur 3×0 (15-8/ 15-3/ 15-13) (Seúl) (6 junio)

Victoria vs. Corea del Sur (15-7/ 15-7/ 15-9) (Seúl) (7 junio)

Victoria vs. España 3×2 (13-15/12-15/15-13/15-10/15-10)(La Habana) (12 junio)

Victoria vs. España 3×1 (16-14/ 9-15/ 15-6/ 15-9) (La Habana) (13 junio)

Derrota vs. Bulgaria 1×3 (13-15/ 9-15/ 15-13/ 8-15) (Sofía) (19 junio)

Derrota vs. Bulgaria 2×3 (12-15/ 8-15/ 15-7/ 15-8/ 14-16) (Sofía) (20 junio)

Play- Off:

Grupo del Este (Belgrado, Yugoslavia)

Victoria vs. Bulgaria 3×0 (15-3/ 15-2/ 15-9) (14 julio)

Victoria vs. Yugoslavia 3×2 (15-6/ 12-15/ 15-5/ 7-15/ 15-12) (15 julio)

Ronda final: (Milán, Italia)

Victoria vs. Rusia 3×0 (17-15/ 15-13/ 15-4) (17 julio)

Victoria vs. Italia 3×0 (15-7/ 15-11/ 15-7) (18 julio)

Victoria vs. Holanda 3×1 (16-14/ 16-14/ 8-15/ 15-3) (19 julio)