06/02/2023

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

A 144 años del inicio

En el aniversario de aquel icónico partido entre azules y rojos, sería prudente sopesar que más que un buen resultado en el venidero Clásico Mundial, el mayor mérito estaría en conformar un equipo heterogéneo, que reaviva la esperanza para continuar sumando empeños por un futuro mejor para la pelota cubana.

29 de diciembre de 1878. Nacía una hermosa rivalidad beisbolera entre azules y rojos que ha perdurado durante 144 años. Fue entonces cuando los Leoenes de La Habana y los Alacranes de Almendares dejaron grabado en la historia el primer partido oficial, dando inicio a la Liga General de Béisbol de la Isla de Cuba.

Esteban Bellán, Emilio Sabourín, Nemesio Guilló, entre otros pioneros de la pelota cubana, marcaron el comienzo de una práctica organizada, que se convertiría en paradigma de la nación, cual símbolo valiosísimo de nuestra idiosincrasia.

Casi un siglo y medio ha transcurrido con incontables momentos gloriosos, que han llenado de júbilo a la afición deportiva del país. Mas, también han existido decepciones, fundamentalmente en los últimos años, marcadas por errores de dirección, incoherencias organizativas y resultados muy modestos, que lastran la tradicional calidad del béisbol cubano; ese que abarrotaba estadios en todo el país, que dotó de estrellas a las ligas del Caribe, que lideró la presencia de jugadores latinos en Estados Unidos, el mismo béisbol que ganó tres títulos Olímpicos y que brilló con una extraodinaria medalla de plata en el primer clásico mundial.

Hace pocos años, cuando con un incipiente pero fructífero acuerdo político entre la MLB y la FCB se avizoraba el inicio de una nueva etapa para la pelota cubana, una firma despiadada del presidente estadounidense Donald Trump ahogó las esperanzas de cientos de peloteros y de millones de aficionados. La rúbrica entre ambas instituciones deportivas quedó deshecha, inválida, desprovista de vida, hasta nuestro días.

Pero hoy esa fé de unidad y reconciliación renace entre quienes aman el béisbol, entre quienes aman verdaderamente a Cuba, cuando el acercamiento entre la Federación Cubana y jugadores emigrados avanza contra vientos y marea, con vistas al próximo V Clásico Mundial.

A 144 años de aquel icónico partido entre azules y rojos, sería prudente sopesar que más que un buen resultado deportivo en el venidero Clásico Mundial, el mayor mérito estaría en conformar un equipo heterogéneo, de hombres y no de nombres, un elenco que reaviva la esperanza para continuar sumando empeños por un futuro mejor para la pelota cubana.

Compartir en redes