25 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Santos (35) ha sido la revelación del pitcheo abridor espirituano / Foto: Oscar Alfonso

El Santos ganador de los Gallos

El derecho del municipio Fomento y residente en el caserío de Quemadito Viejo, es un nuevo rostro en el panorama beisbolero cubano, en el que ya suma récor de 6-2, en la temporada 60.

El pitcheo abridor de los Gallos ha encontrado una carta de triunfo: José Eduardo Santos Escalante.

Desde antes de iniciar el torneo, el joven sabía que iba a ser abridor en el equipo espirituano, y para suerte de todos, ha cumplido con solvencia y ratificado la confianza que Eriel Sánchez le tenía.

“En el sub 23 en un año me ganó tres y en otro cinco, antes de la Serie lo di entre los cinco abridores. Siempre se le vio potencial desde que entró por una captación a la academia con 84-85 millas y llegó a tirar 90, viene en ascenso, es un muchacho serio, callado, pero muy respetuoso, sabe afrontar las situaciones de juego”.

Además del balance positivo, Santos ha registrado cinco salidas consideradas de calidad y los rivales le batean .249, lo cuál es otro aspecto que denota su dominio, teniendo en cuenta la media del campeonato (.297).

Luego de su trabajo en las tres salidas más recientes en los estadios Victoria de Girón, Calixto García y José Antonio Huelga rebajó la efectividad hasta 4.20, que también es mejor que el promedio general de todos los abridores (4.93).

La peor salida de Santos fue el 6 de octubre contra Ciego de Ávila, en el José A. Huelga, donde permitió seis limpias en apenas 0.2 entradas. Si se le resta esa jornada aciaga, el diestro trabajaría para 3.35.

Ese digito se ajusta más a su labor, en la que ha sido consistente, como lo demuestra las presentaciones contra Villa Clara (4.1-2cl), Matanzas (6.2-3cl), Guantánamo (7.0-1cl), Las Tunas (5.0-2cl), Pinar del Río (6.0-1cl), Holguín (5.0-2cl), Camaguey (7.0-0cl) y hasta lo hecho contra Mayabeque (5.0-3cl).

Por debajo de lo que se pide un abridor quedó frente a Industriales (3.2- 3cl), aunque para ser justos, ese partido lo asumió tras estar fuera de pitcheo durante varias jornadas debido a lesiones en la piel (forúnculo).

En lo que va de serie, Santos ha sido letal contra los zurdos, que apenas le compilan .186; en tanto los derechos le ven mejor la bola (.264).

La asignatura pendiente hasta ahora es el control, porque 32 boletos en 60.0 episodios significa que en un juego normal pone en bases a 4.80 por la vía fácil, lo cuál es pecado en una pelota tan ofensiva.

Dada la juventud, el orgullo de Quemadito Viejo puede superar ese aspecto. De lograrlo será mejor pitcher y con certeza, un ganador consistente en el beisbol cubano.

Por ahora el muchacho debe  seguir dando salidas de calidad que serán muy bien recibidas en la recta final de la temporada 60, en la cual los Gallos miran con buenos ojos hacia la postemporada.