Nuestra pelota avanza… LLIB suma su apoyo al beisbol en la base

Firma de Memorando de Entendimiento FCB-LLIB  / Foto: Autor

El martes seis de marzo del 2019 será recordado en Cuba como un día de beisbol. La pelota, honor y prestigio del deporte cubano por su rica historia y la calidad probada de los jugadores, continúa dando pasos certeros para su desarrollo integral, en todas las instancias.

Si el trascendental acuerdo rubricado el pasado 19 de noviembre, entre la Federación Cubana de Beisbol (FCB) y las Grandes Ligas de Beisbol de Estados Unidos (MLB), permitirá a los peloteros cubanos asociados a los sistemas de competencias de la FCB ser contratados en cualquiera de los 30 equipos de la MLB, el memorándum con la Liga Pequeña de Béisbol Internacional (LLBI), tiene una validez incalculable porque contribuirá a desarrollar el beisbol nacional desde su eslabón fundamental: la base.

El convenio “tiene como propósito global contribuir al desarrollo del beisbol nacional, incrementar el ya elevado interés de nuestros niños por su práctica y enriquecer la probada calidad de la Liga Pequeña en la región caribeña y el mundo”.

En la conferencia de prensa concedida en el salón Adolfo Luque del estadio Latinoamericano, por los presidentes de la Federación Cubana y la  Liga Pequeña de Béisbol Internacional, Higinio Vélez y Stephen Keener, respectivamente, fue notable la empatía existente entre ambas instituciones por el logro del memorándum, el cual certifica que la LLBI apoyará metodológica y económicamente el deporte nacional de los cubanos en las instancias más noveles.

Higinio Vélez, Presidente Federación Cubana de Beisbol

La rúbrica también especifica que, al poseer el país una amplia experiencia en la enseñanza y práctica del beisbol en las edades infantiles, comprendidas entre cuatro y doce años, “las relaciones con la Little League Baseball International (LLBI) favorecerán la actualización teórica y metodológica de nuestros entrenadores, y también la posibilidad de compartir la experiencia de un pequeño país como Cuba, con una escuela sólida que se expresa en los triunfos obtenidos en todos los niveles y en las distintas categorías”.

El memorándum validará su importancia en un futuro no tan lejano, cuando sea palpable una mejoría en las condiciones infraestructurales del beisbol en la base, a través de la correcta implementación de los recursos otorgados por el Comité Ejecutivo de la Liga Pequeña, el que también ofrecerá oportunidad de incursión internacional a nuestros peloteritos. No en vano el Presidente de la FCB, Higinio Vélez, destacó en la conferencia de prensa que “este acuerdo es tan significativo como el logrado con la MLB, e incluso, comenzó a gestionarse mucho antes, por la necesidad de desarrollar los primeros eslabones de la pelota cubana”.

A partir de este momento, Cuba podrá participar en los circuitos organizados por la Liga Pequeña de Beisbol Internacional, incluso, discutir la Serie Mundial de Pequeñas Ligas, que se desarrolla cada año en Pensilvania, Estados Unidos, una oportunidad que estuvo negada durante décadas, por el injusto bloqueo del gobierno estadounidense contra la Isla. Para asistir al prestigioso certamen de este 2019, una selección nacional deberá vencer en un torneo clasificatorio que se efectuará en Curazao en fecha aún por definirse.

Stephen Keener, presidente de Liga Pequeña de Béisbol Internacional

Como organización, tenemos una relación muy fuerte con el Departamento de Estado. Esto es muy útil para agilizar el visado de todos los equipos participantes, los que invitamos con todos los gastos pagados.
Si el equipo cubano lograra clasificar a la Serie Mundial de Pequeñas Ligas, trabajaremos directamente con el Departamento de Estado, para facilitar el visado de sus jugadores”.

Stephen Keener es un hombre de beisbol. Desde pequeño incursionó con pasión en el deporte de las bolas y los strikes, como lo hacen sistemáticamente millones de estadounidenses. Pero hace décadas el espigado pelotero amateur dejó de practicar el beisbol para contribuir a su desarrollo en la base. La institución que dirige mantiene la esencia por la que fue fundada: ser un proyecto comunitario que facilite la evolución de las relaciones interpersonales entre niños y adolescentes, a través de la práctica del beisbol.

La LLBI fue fundada en 1939, por Carl Stotz, en Williamsport, Pensilvania. Sin embargo, su inscripción formal no se realizó hasta 1950. Siete años después, la entidad alcanzó su carácter internacional. Actualmente tiene una estructura dividida en 16 regiones geográficas, ocho en los propios Estados Unidos, e igual número en  Canadá, México, Asia-Pacífico, Japón, Europa-África, Australia, y Latinoamérica y Caribe.

Dicha entidad se destaca por ser una organización no gubernamental, independiente de la MLB, que apoya el desarrollo del beisbol en edades tempranas. A sus eventos internacionales asisten los elencos municipales, o similares en proporción de territorio, que son ganadores a nivel nacional.

Ante la posibilidad de organización de un torneo que cumpla con las características de asociación de la LLIB, el Comisionado Nacional de Beisbol, Yovani Aragón, declaró que “será creado próximamente un certamen nacional con los equipos municipales que resulten campeones en sus respectivas provincias. Este evento constituirá una nueva oportunidad de competición entre los pequeños peloteros del país, que no afectará el calendario competitivo tradicional organizado por la Comisión Nacional, dígase las justas zonales-regionales, los Juegos Escolares, y los Campeonatos Nacionales”.

Enhorabuena para este nuevo acuerdo beisbolero entre instituciones cubanas y estadounidenses, que contribuye no solo a desarrollar la pelota en Cuba, sino también apoya el necesario acercamiento entre los pueblos de ambos países, unidos históricamente por el apasionante deporte de las bolas y los strikes.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *