03/12/2022

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Alemania vuelve a chocar con un equipo asiático

Habría que preguntarse si la sombra del revés hace cuatro años ante Corea del Sur afectó a Alemania. Este miércoles abrieron la primera mitad como el equipo teutón de siempre, dominaron a su antojo y sometieron a Japón, durante la primera jornada del grupo E, que les une a España y Costa Rica. Pero en la segunda mitad cayeron cual castillo de naipes.
Es increíble el cambio de ambos equipos de un tiempo a otro. Los samuráis asiáticos, suyo conservador planteamiento inicial casi les lleva a la quiebra, fueron tan, pero tan atrevidos en los 45 minutos determinantes que incluso pudieron hacer tres goles, aunque con dos les bastó para hacer nulo el único tanto de los europeos, a la cuenta de Gundogan.
Ahora Alemania deberá reponerse a este cataclismo inicial y ripostar con buenos partidos —y resultados favorables— ante una Costa Rica débil en apariencia, pero una España que aplastó precisamente a la selección tica en esta jornada, con marcador de 7-0. Si existía alguna duda en torno a los de Luis Enrique, más allá del rival, probablemente fue disipada. El choque entre teutones e ibéricos promete.
En el primer partido de la fecha Marruecos fue un duro escollo para Croacia y al final incluso consiguió arrancarle un punto en un pleito parejo, peleado de principio a fin. Los africanos mostraron tener armas para luchar por un cupo en la siguiente ronda y los balcánicos sufrieron de una falta de ideas alarmantes, lo cual se suma a la ausencia en sus filas de una referencia ofensiva de primer nivel.
Por último, a las dos de la tarde, hora de Cuba, sucedió el que es para este redactor, hasta el momento, el choque más atractivo de los cuales se ha efectuado, un juego de ida y vuelta de principio a fin y en el cual Canadá mereció al menos el empate ante una dubitativa Bélgica.
La cantidad de ocasiones falladas puede ser un lastre muy pesado para los chicos del país de la hoja del arce. Ojalá no sea así, porque su fútbol entretiene y pone en aprietos a rivales de la talla de los europeos, quienes deberán ponerse las pilas para cambiar la imagen pálida ofrecida en esta primera presentación.

Por Eduardo Grenier

Compartir en redes