29 julio, 2021

Telerebelde

Canal de los deportes en Cuba

Veinte años de una hazaña memorable


El 30 de septiembre del año 2000 cerraba sus cortinas en Sydney el torneo femenino de voleibol de los XXVII Juegos Olímpicos y todos los ojos se dirigían al Entertainment Center de la zona del Darling Harbour, escenario del certamen del deporte de la malla alta.

Cuba y Rusia serían los protagonistas del partido final, al que llegaban con trayectorias y motivaciones diferentes.

Las cubanas, deseosas de tomar venganza de la derrota sufrida 3-2 ante sus conocidas rivales en la fase preliminar, y con el sueño de conquistar su tercera corona olímpica de forma consecutiva.

Venían con la moral muy alta después de haber dejado en el camino en las semifinales, dos días antes, a las siempre peligrosas brasileñas, en un espectacular choque decidido en 5 peleados sets (27-29/ 25-19/ 21-25/ 25-19/ 15-9).

Las rusas, invictas en siete salidas, incluyendo el mencionado triunfo previo sobre las caribeñas, y con la confianza de que se convertirían en las nuevas reinas, por primera vez después del desmembramiento de la URSS, bajo cuya bandera habían sido las monarcas en 1968, 1972, 1980 y 1988.

La tensión estaba muy alta, se podía respirar en el recinto. Así comenzó el encuentro, calificado por más de un especialista como uno de los mejores de la historia del voleibol en Juegos Olímpicos.

Cruenta fue la lucha en los dos primeros parciales / Foto: FIVB

Muy parejas las acciones, pero al final de ambos segmentos la fortuna había estado de parte de las euroasiáticas, quienes se habían impuesto en batallas prolongadas con marcadores de 27-25 y 34-32.

Para muchos todo apuntaba al triunfo de las chicas de Nikolai Karpol, quienes se veían envalentonadas y muy seguras de sí mismas.

En Cuba, a miles de kilómetros y con 14 horas de diferencia horaria, no fueron pocos los que apagaron sus televisores, decepcionados ante lo que parecía ser una inminente derrota.

Cuentan que en el banco cubano se vivieron momentos tempestuosos, que hubo palabras fuertes, frases de esas que hieren el amor propio, y que al parecer hicieron reaccionar a las aguerridas muchachas.

Tanto a tanto consiguieron ir dándole la vuelta al marcador y con amplios tanteadores de 25-19 y 25-18 se igualaron las acciones a dos sets por bando.

Llegó la hora de la verdad

Quizás se pudo pensar entonces que las rusas se repondrían y volverían a la carga.

No era un secreto para nadie que constituían el equipo que mejores resultados había tenido junto a las nuestras en todo el ciclo olímpico, con reiteradas divisiones de honores en los encuentros entre ambos elencos.

Pero la estirpe de las «espectaculares morenas del Caribe» no se achicó.

Como leonas salieron a dar el golpe mortal y lo lograron de manera apabullante.

Consiguieron tomar temprana ventaja, lo que a todas luces desarticuló el accionar de las muchachas de Rusia y a la par hizo crecer en las filas criollas la confianza en el triunfo.

Finalmente el tablero electrónico reflejó un amplio 15-7. 

Se completaba una de las mayores hazañas de la historia olímpica. Se convertían las cubanas en el primer equipo que lograba ganar tres veces consecutivas un título olímpico.

Era la materialización de una extraordinaria proeza que habían comenzado a forjar ocho años antes en la justa de Barcelona´92 y continuaron en Atlanta´96.

Momento histórico en el que el equipo cubano recibe su tercera medalla olímpica de oro consecutiva. / Foto: FIVB

Un saldo total en los tres certámenes de 18 victorias y 3 derrotas, 57 sets a favor y 22 en contra, enfrentando a los mejores equipos del mundo.

Labor en Sydney

Ronda eliminatoria (Grupo B): Victoria vs. Alemania 3×0/ Derrota vs. Rusia 2×3/ Victoria vs. Corea del Sur 3×0/ Victoria vs. Italia 3×0/ Victoria vs. Perú 3×1

Cuartos de final: Victoria vs. Croacia 3×0

Semifinal: Victoria vs. Brasil 3×2

Final: Victoria vs. Rusia 3×2

Labor en Atlanta

Ronda eliminatoria (Grupo B): Victoria vs. Canadá 3×0/ Derrota vs. Brasil 0x3/ Victoria vs. Perú 3×0/ Victoria vs. Alemania 3×0/ Derrota vs. Rusia 1×3

Cuartos de final: Victoria vs. Estados Unidos 3×0

Semifinal: Victoria vs. Brasil 3×2

Final: Victoria vs. China 3×1

Labor en Barcelona

Ronda eliminatoria (Grupo B): Victoria vs. China 3×1/ Victoria vs. Brasil 3×1/ Victoria vs. Holanda 3×0

Semifinal: Victoria vs. Estados Unidos 3×2

Final: Victoria vs. CEI 3×1

Siete muchachas obtenían el enorme mérito de ostentar las tres coronas olímpicas, pues también habían estado en las dos citas precedentes.

Mireya Luis, Regla Torres, Regla Bell, Ana Ibis Fernández, Merlenys Costa, Lilia Izquierdo e Idalmis Gato.